¿Qué nos sucede antes de una actuación en público?

af87796a27cb5802728f6ab9a339e747

Los nervios se manifiestan en muchos síntomas físicos y psicológicos, algunos visibles y otros muy sutiles. Todo esto puede influir en la actuación del bailarín en mayor o menos medida, dependiendo de la respuesta del bailarín ante su reacción nerviosa “incontrolable”.

“No puedes ponerte demasiado nervioso porque te quedas sin nada, te quedas sin músculos. Al ponerte de pie te sientes débil” Tanaquil LeClercq.

El exceso de intensidad nerviosa puede manifestarse de muchas formas: gran tensión muscular, temblores, dificultad respiratoria, sudoración excesiva, discurso negativo (me va a salir mal la pirouette), pensamientos irracionales (si no me sale bien todos se reirán de mí) y miedo. Luego hay otros síntomas (los más evidentes) que se muestran en el momento de la actuación: menor resistencia cardiorespiratoria, disminución de la potencia muscular y el equilibrio, errores de coordinación e incluso el famoso “quedarse en blanco”, en el cual tu mente se bloquea y no recuerdas los pasos que siguen en la coreografía.

Pero por suerte, los nervios pueden controlarse, para ello hay varios ejercicios que pueden realizarse, primero para identificar los síntomas y luego para disminuirlos. Todo ello lo publicaremos en próximos posts.

Así que KEEP CALM y… ¡déjate bailar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *