¿Porqué sigo bailando?

Es probable que a veces, cuando las cosas no han acontecido como a uno le gustaría, uno se haga esta pregunta. Es probable que te la hagas una y otra vez de forma repetida y que aún así, sin ninguna explicación sigas bailando sin saber el porqué. Es evidente que todos tenemos nuestros motivos pero existe uno de ellos, uno en concreto… el que hace que no puedas dejar la danza: la necesidad. No es amor, no es pasión, quizás tenga que ver con tu identidad. El sentirte parte de algo. Y eso no tiene explicación, simplemente sucede y te envuelve de tal forma que sin tiempo para entender te encuentras metido en una vorágine de sensaciones que hacen que ya no haya marcha atrás. Y pase lo que pase, cerca o lejos, la danza siempre formará parte de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *