Mark Morris Dance Group. Danza contemporánea falta de sentimiento

Por Karla Garrido.

La gira del Mark Morris Dance Group hizo una parada en el Teatro Real de Madrid la primera semana de julio presentando L’ Allegro, il Penseroso ed il Moderato, una oda pastoral basado en poemas de John Milton y con arreglos de Charles Genes.

A pesar de estar considerado como un espectáculo de danza contemporánea, es la orquesta y el coro lo más destacable, siendo la parte coreográfica un simple adorno de la música. Los bailarines tienen una técnica pulida contemporánea con gran influencia del clásico, son correctos en los movimientos, pero en ocasiones la obra puede resultar algo monótona por la repetición de pasos y cánones.

El escenario del Real se llenó de colores sobrios en la primera parte y especialmente vivos en la segunda con el vestuario que lucían los bailarines. La puesta en escena es reseñable, jugando con los colores de los trajes, así como un escenario simple con diferentes telones y luces. Sin duda, la escenografía y la iluminación son los puntos fuertes del espectáculo.

La obra, coreografiada por Mark Morris, sigue el ritmo de la oda cantada por los sopranos, tenores y el coro, y son los bailarines los que escenifican la letra de los poemas. El amplio elenco rellenó el escenario en numerosas ocasiones con danzas enérgicas, moviéndose entre los diferentes decorados y colores, sin embargo, no llegaba al público. La danza representaba la naturaleza, los sentimientos, animales, el placer, la tristeza, la libertad, entre otros, y alternaban bailarines, bailarinas y mezcla de ambos en diferentes posiciones y en pocas ocasiones pudimos ver a un solo bailarín en el escenario.

No obstante, durante la primera parte, uno de los bailarines representó un pájaro y la libertad, seguido del resto del elenco, una actuación destacable y sencilla que despertó mucho interés en el espectáculo. Asimismo, en la segunda parte, fueron los bailarines masculinos los que arrancaron una carcajada al público con una parte coreográfica con tintes cómicos en la que se azotaban, besaban y se daban algún que otro ‘tortazo’.

El Mark Morris Dance Group fue correcto, pero tan sólo correcto. La danza contemporánea está cargada de expresión, pero el elenco no logró transmitirnos esa sensibilidad. Sin embargo, el trabajo de la compañía es notable respecto a la técnica y coordinación, pero faltó algo que llenara el espacio que dejó el elenco en el escenario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *