¿Eres bailarín/a? aprende a comer (1ª parte)

RAQUEL SANTACRUZ NOS RESPONDE A 5 PREGUNTAS MUY IMPORTANTES SOBRE LA CORRECTA ALIMENTACIÓN DEL BAILARÍN.

bulimia-anorexia-trastornos-alimentacion

1. ¿Por qué es importante que el bailarín cuide su alimentación?

 Los hábitos alimentarios de los bailarines están influenciados por las exigencias sobre la figura corporal que requiere su actividad. Una alimentación adecuada es un factor importante para el rendimiento deportivo, aunque, sin una adecuada dotación genética y un buen programa de entrenamiento no habrá rendimiento deportivo. No obstante, errores en la alimentación pueden condicionar un resultado deportivo y dar al traste con años de entrenamiento. 

Una buena alimentación va a proporcionar  al bailarín los sustratos energéticos y plásticos, la reposición de las pérdidas de agua y de los diversos macro y micro nutrientes, facilitar la recuperación deportiva, compensar las alteraciones metabólicas inducidas por el ejercicio, mejorar la función inmune y adecuar el peso según peso, talla y actividad que esté desempeñando en esos momentos el bailarín.

actualidad

2. ¿Cuántas comidas al dia y por qué?

El efecto del número de ingestas diarias sobre el metabolismo se estudia desde hace más de 40 años. La pregunta de si es más saludable comer poco pero de forma frecuente es una de las más formuladas. Hasta hace poco todas las investigaciones científicas han corroborado que comer cinco o seis veces diarias influye positivamente en la prevención y el tratamiento de enfermedades como obesidad, enfermedades cardiovasculares o diabetes. Asimismo, han relacionado el aumento de la frecuencia de consumo de alimentos con una disminución de la cantidad de grasa corporal, de la concentración en la sangre de colesterol total y colesterol LDL y de la intolerancia a la glucosa.

Los científicos han planteado la necesidad de investigar más y de realizar nuevos estudios controlados sobre cómo influye en la salud humana la frecuencia de ingestas diaria. Los mismos investigadores vaticinan que se necesitará tiempo y muchos trabajos acreditados para poder extraer conclusiones que después puedan extrapolarse a la población general.

verduras

3. ¿Qué debe de tomar el bailarín “justo” antes y después de una clase?

Cuando se aúnan estos dos factores -dieta y ejercicio- para mejorar el rendimiento deportivo, el qué se coma, cuánto, cómo y cuándo pueden marcar la diferencia entre dos personas bien entrenadas. Las características individuales del deportista, el tipo de ejercicio que realiza y las exigencias del mismo, así como el momento del día en el que se hace la actividad son factores para tener en cuenta a la hora de diseñar la dieta. Si se practica deporte por la mañana, el desayuno influirá en gran medida en las sensaciones físicas que se tendrán a la hora del ejercicio. Se aconseja que entre la última comida y el entrenamiento o la competición, al menos hayan pasado 3-4 horas (Ley de las tres horas) para evitar problemas digestivos durante el ejercicio. Una opción podría estar compuesta por cereales integrales, copos de avena, lácteos, fruta fresca, frutos secos o deshidratados, huevos y carnes magras.

Al terminar el ejercicio, conviene comer un pequeño tentempié para evitar llegar a las comidas principales con un hambre exagerada. Una buena opción puede ser una rebanada de pan integral con queso fresco o pavo, frutos secos, barritas de cereales integrales o fruta fresca con requesón. Evitar los alimentos con elevado contenido de grasa y azúcar, como las patatas fritas o la bollería, que a menudo apetecen después de una jornada de deporte. Además de una sensación de pesadez si se consumen, pueden anular parte del trabajo realizado durante la práctica de ejercicio.

Frutas

4. ¿Por qué es importante beber agua? ¿Hay que hacerlo durante la clase o mejor antes y después?

Resulta indispensable reponer los líquidos perdidos durante el ejercicio, ya que el organismo puede deshidratarse con facilidad sin que apenas nos demos cuenta. Lo apropiado sería conocer con exactitud la cantidad de líquido perdido durante el ejercicio: si se controla el peso corporal antes y después, la diferencia entre ambos registros indica la cantidad de agua que debe reponerse. Sin embargo, no siempre se puede valorar de esta manera. Después de actividades de media o larga duración, se recomienda el consumo de agua con cantidades de sodio más elevadas, aguas de mineralización más fuerte.

La mejor manera de prevenir una posible deshidratación es asegurar el aporte de líquido antes del ejercicio. También es importante beber durante la actividad física sin preocuparse de la cantidad, ya que al empezar a sudar se elimina gran cantidad de agua que debe reponerse. Si bien puede notarse cierta sensación de pesadez o ruidos en el estómago, estos desaparecerán con rapidez, ya que el organismo no tardará en absorber el agua.

images

5. ¿Qué alimentos nos aportan energía pero no engordan?

Muchas personas engloban los alimentos en dos grupos: los que engordan y los que no engordan. Esta simplista clasificación carece de fundamento nutricional y puede provocar que sigamos una dieta inadecuada.

El organismo humano obtiene energía de los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) distribuidos de manera heterogénea en los alimentos. Nuestro cuerpo necesita energía para llevar a cabo las funciones vitales: el sistema nervioso funciona con energía eléctrica, el muscular con mecánica, la energía térmica regula la temperatura corporal y con energía química es posible obtener distintas moléculas. Estos tipos de energía se producen en el organismo a partir de las sustancias químicas constituyentes de los macronutrientes por medio de complejas reacciones metabólicas. El valor energético de los nutrientes y, por tanto, de los alimentos que los contienen se expresa en Kilocalorías (Kcal), ya que durante el metabolismo se generaba calor.

Todos los alimentos excepto el agua aportan energía, salvo que se queden en el plato. Un alimento por si solo no tiene capacidad de engordar o no engordar. El valor energético de un alimento concreto o un plato está determinado por el contenido en macronutrientes del alimento o del plato, y por la cantidad que la persona consuma a lo largo del día o habitualmente.

La clave: comer de todo de forma equilibrada y en las proporciones adecuadas.

A continuación os dejamos el link de la 2a parte de esta entrevista: http://danzaralia.es/eres-bailarinina-aprende-comer-2a-parte/

raquelsantacruzjpg

RAQUEL SANTACRUZ GARCÍA

Diplomada y Graduada en Nutrición Humana y Dietética.

Especializada en Nutrición Deportiva.

Titulada en danza clásica por el conservatorio de Murcia.

Becada en danza contemporánea por el Centro Andaluz de danza de Sevilla.

Becada en la compañía The Work, Jennifer Muller, Nueva York.

Bailarina de la compañía Chinabaus danza, ha bailado con OtraDanza y en taller coreográfico de Johan Inger. Actualmente bailarina del Centro Coreográfico Gallego.

Contacto: tuasesoraennutricion@gmail.com

Un pensamiento en “¿Eres bailarín/a? aprende a comer (1ª parte)

  1. Pingback: ¿Eres bailarín/a? Aprende a comer (2ª parte) | Danzaralia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *